Qué incluye mi servicio

Trato familiar y cercano

Las familias de los gatos que voy a cuidar se sienten cómodas durante todo mi servicio y con la confianza de poder trasladarme sus necesidades, dudas y cuestiones que consideren.

Gatos atendidos

Además de la alimentación, cambio de agua y limpieza de arenero, trato de acompañar a tu gato o gatos, y que sienta que la casa está habitada durante tu ausencia. Observo su estado anímico, sus necesidades de juego, de descanso, de cariño y compañía, y por supuesto de salud. Y me dirijo a ellos con enorme cariño, empatía y respeto.

indicaciones concretas

Las personas que convivimos con gatos sabemos que tienen sus propias rutinas, costumbres y preferencias, y que mantenerlas les permiten sentirse seguros y tranquilos. Por eso, entenderé y llevaré a cabo todas las indicaciones concretas y determinadas que me deis por el bienestar de tu gato o gatos.

Eliminar el estrés

Generalmente, excepto algunos casos, los gatos se sienten más seguros y menos vulnerables en su vivienda habitual donde conocen el territorio, tienen sus espacios para dormir, para comer, sus areneros, los mismos sonidos y olores. Trasladar a tu gato podrá generar un estrés que será poco saludable para su salud física y mental. El estrés es el peor enemigo de los gatos, ya que genera una bajada importante de defensas y, por tanto, una mayor posibilidad de desarrollar alguna enfermedad, además de afectar a su estabilidad emocional y mental.

Comunicación diaria

Cuando nos separamos del animal o animales con los que vivimos, les echamos de menos.
Al finalizar la visita diaria te mandaré fotos, videos y una pequeña explicación de como he visto al gatito, su ánimo, el estado de sus deposiciones, sus ganas de descansar o de jugar, etc.

Tranquilidad

Comprendo que pueden surgir dudas a la hora de dejar entrar a una persona que no conoces a tu casa para que esté al cuidado de un ser que te importa mucho.
Aunque esto es solo una página web, me veo en la necesidad absoluta de transmitir mi compromiso y alto sentido de la responsabilidad a la hora de entrar en una casa ajena y cuidar de un animal que merece el mismo trato que cualquier ser humano o animal de cualquier otra especie.
He tratado durante casi toda mi vida con gatos, sea porque he vivido con ellos o en el ámbito de la protección animal o en las colonias felinas de las que soy responsable. Con el tiempo, además de ampliar mi experiencia personal, he realizado cursos para conocer mejor a estos majestuosos seres que me han aportado conocimientos muy importantes para entender y relacionarme con ellos acorde con sus necesidades reales y a respetar las características propias de cada individuo.

Ir arriba